Conocer África (II)

Hace unos días publicamos un post en el que nos referíamos al primer libro de la Colección África editado por Aralia XXI (Grupo APYCE). Se trataba de La migración fang, de Julián-Bibang Bibang Oyee.

En esta ocasión lo haremos del siguiente título de la colección, Introducción al pidgin de Guinea Ecuatorial (2016). Trinidad Morgades Besari, su autora, ha ocupado, entre otros cargos relevantes, el puesto de Secretaria General del Consejo de Investigaciones Científicas de Guinea Ecuatorial (CICGE) y de Vicerrectora de la universidad Nacional de Guinea Ecuatorial (UNGE). Desde 2009 es Académica Correspondiente de la Real Academia Española de la Lengua.

Introducción al pidgin de Guinea Ecuatorial

Este trabajo de investigación se presenta no solo como una aproximación al pidgin, sino también como una oportunidad de explorar las posibilidades y las características de una lengua que sirve de nexo de comunicación entre diferentes comunidades que no comparten un idioma común. El pidgin es un medio de comunicación que se desarrolló entre personas que tienen diferentes lenguas mutuamente ininteligibles. Así  sucede en las grandes urbes de África Occidental donde conviven diferentes tribus con sus respectivas lenguas vernáculas, y también ocurrió en la época del tráfico de esclavos. Para comunicarse con los esclavos, los negreros recurrieron a un sistema de comunicación que consistía en utilizar la estructura gramatical de una lengua europea simplificada. Se conocen dos grandes grupos de pidgins y criollos, los del Atlántico y los del Pacífico. Ambos derivan de lenguas europeas (inglés, francés, español, holandés).

Este libro se centra así mismo en una descripción hipotética del pidgin de Guinea Ecuatorial (PGE), estudia la realidad lingüística del PGE y la diversidad de pidgins y criollos en zonas de las costas africanas del Atlántico y del Pacífico, así como de los criollos fernandinos.

Es una realidad lingüística producto de aconteceres históricos, sociales, económicos, e incluso religiosos. Como su propia autora afirma: «si estas lenguas han podido nacer y desarrollarse en semejantes ambientes infrahumanos es por la disposición del ser humano y su capacidad de forjar un sistema de comunicación cuando siente la necesidad biológica de transmitir su vivencia…».